carcel

Miguel Antonio Burgos había sido condenado en otra ocasión por haber cometido hechos similares 

A solicitud de la Fiscalía del Distrito Nacional, los jueces del Segundo Tribunal Colegiado sentenciaron a diez años de prisión a Miguel Antonio Burgos y/o Rafael Medina Suberví, tras haber sido hallado culpable de incurrir en el delito de usurpación de funciones y el uso de documentos falsos en perjuicio de la Dirección General de Impuestos Internos (DGII).

 

De conformidad con la instancia, el 11 de noviembre del 2014, el hoy condenado se presentó en el negocio “Puertas y Ventanas Bardesma”, ubicado en el sector Villa Consuelo, con un carnet falso, indicando que se desempeñaba como auditor de la DGII, sin embargo, éste fue descubierto por el propietario del negocio, quien llamó a una patrulla de la Policía Nacional, siendo arrestado en flagrante delito.

 

“El documento fue verificado por el departamento de Recursos Humanos de dicha entidad con la numeración 2199, la cual certificó que el carnet de identificación ocupado al condenado no fue emitido por la institución” explica el expediente.

 

El tribunal, conformado por los jueces Wendy A. Valdez, Yissell Soto y Felipe Molina, acogió la solicitud del Ministerio Público, representado en audiencia por el procurador fiscal Adolfo Feliz.

 

Miguel Antonio Burgos deberá pagar una indemnización de tres millones pesos a favor de la DGII, así como también una multa de trescientos mil pesos al Estado Dominicano.

 

La conducta del condenado constituye una violación a los artículos 148, 151, y 258 del Código Penal Dominicano.

 

El tribunal ordenó la lectura íntegra de la sentencia dictada en contra de Miguel Antonio Burgos y/o Rafael Medina Suberví para el próximo cuatro de mayo del presente año.